martes, 1 de agosto de 2017

To Shoot Without Shooting. Atsushi Nakajima







video

To Shoot Without Shooting. La biografía de un gran maestro de tiro con arco. Atsushi Nakajima


Érase una vez en Handan, la capital de Zhao, un hombre llamado Ji Chang que quería ser el mejor arquero del mundo.
Decidió encontrar al mejor maestro posible y por lo que sabía, nadie podía ser tan bueno como el gran maestro del tiro con arco, Fei Wei.
Se decía que Fei Wei podía acertar a una hoja de sauce situada a una distancia de cien pasos. Ji Chang hizo un largo viaje para conocer a Fei Wei, y convertirse en el aprendiz del gran maestro.
Primero, Fei Wei le dijo: "Aprende a no parpadear".
Ji Chang volvió a su casa, se arrastró bajo el telar de su esposa y se quedó allí de espaldas, observando como tejía.
Observó cómo el "maneki" se movía rápidamente hacia arriba y hacia abajo, muy cerca de sus párpados, y comenzó a entrenarse para no parpadear.
Su esposa, sin saber nada de su prposito, no podía entender su comportamiento.
no le gustó verse observada de una manera tan extraña.
Pero él la regañó y le pidió que siguiera tejiendo.
Día tras día, permanecía en su extraña posición, aprendiendo a no parpadear.
Al cabo de dos años, se había entrenado para no pestañear, incluso cuando el  "maneki" estaba tan cerca que le rozaba los párpados.
A partir de ese momento, Ji Chang no parpadeaba, incluso si un grano de arena se le metía en los ojos.
No parpadearía, aunque una chispa o ceniza entrara en sus ojos.
Era como si los músculos de los párpados hubieran olvidado cómo parpadear.
Incluso cuando Ji Chang dormía profundamente por la noche, sus ojos permanecían abiertos.
Un día, descubrió que una araña pequeña estaba haciendo una telaraña entre los párpados de uno de sus ojos. Eso le dio confianza, y se fue a contarle a su maestro.
Habiendo escuchado la historia de Ji Chang, Fei Wei le dijo: "No basta con que puedas evitar el parpadeo, también debes aprender a mirar un objeto.
Si, consigues concentrarte en un objeto muy pequeño, y eres capaz de ver las cosas pequeñas como si fueran cosas grandes, ven y dímelo. Sólo entonces te diré cómo disparar un arco.
Ji Chang volvió a su casa. Encontró un piojo en una costura de su ropa interior y lo ató con uno de sus pelos.
Lo colgó en la ventana del sur y lo observó todo el día.
Día tras día observaba el piojo colgado de la ventana.
Al principio sólo veía un pequeño piojo. Pero después de diez días, parecía que iba creciendo.
Al final del tercer mes, parecía tan grande como un gusano de seda.
El paisaje del exterior de la ventana fue cambiando con el paso del tiempo.
El delicioso sol primaveral se convirtió en el calor del verano. El claro cielo de otoño, lleno de gansos voladores, creció gris e invernal, con el aguanieve frío cayendo al suelo.
Mientras tanto, Ji Chang continuó pacientemente vigilando el piojo. Cada vez que un piojo moría, lo reemplazaba por otro.
Pararon tres años y un día se dio cuenta de que el piojo parecía que era tan grande como un caballo.
¡Fantástico! se dijo y alegre salió al exterior. No podía creer lo que veía: personas tan grandes como torres, caballos como montañas. Un cerdo como una colina. Un pollo como una torre de vigilancia.
Volvió corriendo y volvió a mirar al piojo.  Ji Chang puso una flecha en su arco hecha del tallo de artemisa del norte, apuntó al piojo y le disparó.
Para su sorpresa, la flecha atravesó el centro del piojo, dejando el cabello intacto.
Ji Chang fue inmediatamente a ver al maestro, y le dijo lo que había sucedido.
Fei Wei exclamó con alegría. "¡Lo hiciste!".
Inmediatamente empezó a iniciar Ji Chang en los misterios del tiro con arco.
Ji Chang, que había pasado cinco años en el entrenamiento visual, hizo progresos sorprendentes.
Diez días más tarde, intentó disparar una hoja de sauce a una distancia de cien pasos. Lo consiguió y a partir de ese momento ya no falló.
Un mes después disparó cien flechas. Tan pronto como la primera flecha golpeó la diana, la punta de la segunda flecha golpeó la cola de la primera. Al instante, el tercero capturó el segundo, y así sucesivamente.
Ninguna flecha cayó al suelo, porque cada una se clavó en la flecha anterior.
Cuando terminó, las cien flechas estaban unidas de extremo a extremo como una sola flecha muy larga.
Y la última flecha parecía como si su cola estuviera todavía unida a la cuerda.
El maestro Fei Wei, que estaba a su lado, exclamó espontáneamente: ¡Bien!
Ji Chang, que ya no tenía nada que aprender de Fei Wei, tuvo un pensamiento. Por lo que sabía, nadie podía competir con él excepto el maestro, Fei Wei.
Por lo tanto, tenía que vencer a Fei Wei para ser el mejor arquero del mundo.
Empezó a buscar la oportunidad de asesinar a Fei Wei.
Un día se encontró con Fei Wei caminando solo en un campo. Rápidamente puso una flecha en su arco y apuntó a Fei Wei, quien, reconociendo la intención de su alumno, levantó su arco y apuntó una flecha a Ji Chang.
Cuando ambos dispararon, sus flechas chocaron a medio camino y cayeron al suelo.
La habilidad de los dos hombres había alcanzado los perfección del tiro con arco. Por eso las flechas no levantaban ni siquiera el menor polvo.
Cuando Fei Wei había usado todas sus flechas, a Ji Chang todavía le quedaba una. Entonces Ji Chang puso la flecha en su arco y disparó a Fei Wei, que rápidamente rompió una rama de una rosa silvestre y con la punta golpeó la flecha hacia abajo.
Ji Chang, que se había dado cuenta de que no había esperanza de lograr su ambición, sintió arrepentimiento. Por su parte Fei Wei se sentía aliviado de que el peligro había pasado y estaba satisfecho con su propia habilidad técnica. Por eso olvidó el odio hacia su rival.
Se abrazaron en el campo y rompieron a llorar.
Aunque abrazó a Ji Chang con lágrimas, Fei Wei tenía mucho miedo de otro ataque de su aprendiz.
Por lo tanto, le dio a Ji Chang un nuevo objetivo que conseguir
Le dijo a su alumno  que no tenía nada más que enseñarle. También le dijo a Ji Chang que si quería profundizar en el tiro con arco, debería dirigirse al oeste y subir la escarpada cordillera de Taihang hasta la cumbre del Monte Huo, hogar de Gan Ying, el mayor arquero de todos los tiempos.
"Comparado con la habilidad de este viejo maestro, nuestras habilidades parecen un juego de niños", dijo Fei Wei.
"De ahora en adelante, nadie más que Gan Ying está en condiciones de ser tu instructor."
Ji Chang comenzó inmediatamente a viajar hacia el oeste. Las palabras "juego de niños" habían herido su orgullo.
Si esas palabras fueran verdaderas, su esfuerzo por convertirse en el mejor arquero de todos los tiempos estaba empezando.
Para averiguar si su habilidad tan ganada era realmente sólo "juego de niños", se apresuró a ver al maestro.
Subiendo montañas peligrosas, atravesando estrechos caminos de madera construidos en lo alto de acantilados sobre profundos valles, finalmente llegó a la cumbre del Monte Huo un mes después.
Ji Chang se enfadó al encontrar sólo un viejo tambaleante con ojos como una oveja.
"Debe tener más de cien años", pensó Ji Chang.
Estaba doblado sobre su cintura arrastrando su barba gris  sobre el suelo mientras caminaba.
Pensando que podría ser sordo, Ji Chang le dijo en voz alta acerca de su deseo de convertirse en el mayor arquero de todos los tiempos.
Sin esperar la respuesta del maestro, Ji Chang sacó su arco y puso una flecha en él. Apuntó a una bandada de aves migratorias en lo alto del cielo.
Tan pronto como sonó la cuerda de su arco, cinco grandes aves cayeron del claro cielo azul.
"Lo haces bien, de una manera ordinaria", dijo el anciano con una sonrisa. "Pero eso es sólo un nivel ordinario de tiro con arco. Es una lástima que usted no conozca un tiro al arco verdaderamente extraordinario".
El viejo ermitaño llevó a Ji Chang a la cima de un acantilado.
Desde el borde del acantilado se veía un rio miles de metros más abajo, una vista que causaba vertigo.
El anciano recorrió una distancia corta y se paró sobre una piedra oscilante en el borde del acantilado, miró a Ji Chang y le dijo: -¿Me haría otra vez una demostración de tiro como la anterior?
Cuando Ji Chang estaba en la zona superior de la piedra, esta se movió ligeramente. Cuando fue a poner una flecha en su arco una pequeña piedra cayó del borde del acantilado.
De repente, se agarró con miedo y se tumbó sobre la roca oscilante.
No podía evitar que sus piernas temblaran y empezó a sudar por todo su cuerpo. El sudor llegaba hasta sus talones.
Con una sonrisa, el anciano extendió la mano para ayudar a Ji Chang a bajarse de la piedra. Entonces el anciano se acercó a la piedra y dijo: -Ahora os mostraré un extraordinario tiro con arco.
Pálido y temblando de miedo, Ji Chang y le preguntó -¿Por qué no tienes un arco? ya que el viejo estaba con las manos vacías.
-¿Un arco? Respondió el maestro riendo. "Mientras necesites un arco, no puedes entrar en los misterios del tiro con arco.
Cuando te conviertas en un gran arquero, no necesitarás ni un arco laqueado en negro ni una flecha con un eje de haya y una cabeza de piedra.
Una cometa estaba volando muy alto en el cielo justo encima de ellos, dando vueltas lentamente.
Durante un rato, Gan Ying observó la cometa, que a una distancia tan lejana no parecía mayor que una semilla de sésamo.
Entonces encajó una flecha invisible en un arco, apuntó y disparó al cometa. La cometa cayó del cielo como una piedra.
Ji Chang se asustó. Había experimentado por primera vez el más profundo misterio del tiro con arco.
Ji Chang permaneció como aprendiz de este viejo maestro durante nueve años.
Nadie sabe qué clase de entrenamiento recibió en este período.
Cuando Ji Chang volvió de la montaña al cabo de nueve años, la gente se sorprendió de su cambio.
Había perdido su mirada inflexible e intrépida, y en su lugar tenía las facciones inexpresivas de un tonto.
Cuando visitó a su antiguo maestro, Fei Wei, Fei Wei lo miró y dijo con entusiasmo,  ¡Este es el mejor maestro arquero del mundo! Nunca le vednceremos.
La gente en Handan esperaba ver la habilidad misteriosa de Ji Chang, el mejor arquero de todos los tiempos. Pero Ji Chang no tenía ninguna intención de mostrar su maestría. Ni siquiera tocó un arco. Parecía como si hubiera tirado el arco que, hecho de la caña de sauce con cuerda de cáñamo, se había llevado a la montaña .
Ji Chang contestó al hombre que le preguntó la razón: Lo mejor es no hacer nada, lo mejor es callar.
El gran arquero que no tocó un arco se convirtió en el orgullo del pueblo de Handan.
Cuanto menos tocaba un arco, más se extendía su misteriosa fama.
La gente esparció muchos rumores. Por ejemplo, por las noches, en casa de 
Ji Chang,  se producían misteriosos sonidos de cuerda.
Un comerciante que vivía cerca de su casa dijo que una noche  vio a Ji Chang montado en una nube, jugando en el cielo un juego de tiro con arco con los antiguos maestros, Yi y Yang Youji. También dijo que las flechas disparadas por los tres maestros crearon tres hilos azulados de luz, y desaparecieron en el espacio.
Un ladrón confesó que cuando iba a robar a la casa de Ji Chang fue golpeado en la frente por una corriente del espíritu de la casa, y cayó de la pared.
Desde entonces, las personas malévolas evitaban la casa de Ji Chang, y las aves migratorias no volaban sobre su residencia.
El gran maestro Ji Chang envejeció y su fama crecío con los años.
Sus pensamientos ya habían abandonado el tiro con arco hacía mucho tiempo y habían entrando en los misterios espirituales.
Su rostro casi inexpresivo perdió aún más la expresión.
Rara vez hablaba. Finalmente, se hizo difícil saber si respiraba o no.
El viejo maestro dijo en sus últimos días que no podía distinguir entre él y los demás, ni entre el bien y el mal, y que su ojo era como su oído, su oído como su nariz y su nariz como su boca.
Cuarenta años después de dejar la casa del Maestro Gan Ying, Ji Chang murió silenciosamente como la niebla.
Durante esos cuarenta años ni siquiera habló de tiro con arco, y mucho menos de tomar un arco y una flecha.
Por supuesto, como el escritor de la fábula, quisiera que él desempeñara una parte importante y activa en algún incidente y demostrara su grandeza como arquero maestro.
Pero por otro lado no debo ir en contra de los hechos que están escritos en los clásicos.
De hecho, no se conoce nada sobre los últmos años de su vida excepto por el siguiente cuento.
Dice así:
Un día, unos pocos años antes de su muerte, el viejo Ji Chang fue invitado a la casa de un conocido.
Vio una herramienta en esa casa, y se sentía como si hubiera visto antes una, pero no recordaba ni su nombre ni cómo usarla.
El viejo Ji Chang preguntó a su anfitrión: "¿Qué es eso, y cómo lo usas?"
El anfitrión pensó que su huésped se burlaba de él.
Él sonrió pero no le contestó.
-preguntó Ji Chang de nuevo, más seriamente esta vez. Pero el anfitrión no sabía cómo responder.
Cuando Ji Chang hizo la misma pregunta por tercera vez, una mirada de asombro apareció en la cara de su anfitrión.
El anfitrión miró a Ji Chang a los ojos, tratando de asegurarse de que su invitado no estaba bromeando y no estaba loco.
Parecía asustado y dijo balbuceando: -¿Usted, el mayor arquero de todos los tiempos, ha olvidado lo que es un arco? ¿Su nombre y cómo usarlo?





No hay comentarios:

Publicar un comentario