jueves, 18 de octubre de 2018

TERCERA JORNADA DE INTRODUCCION AL KYUDO EN BARCELONA










24 de noviembre de 2018.
25 de noviembre de 2018. Jornada dedicada a practicantes con experiencia previa.

Impartidas por Belén Pérez. Renshi 6º dan.

Con la colaboración de Arqueros Rubí, Arcdespí y la Federació Catalana de Tir amb Arc.

Evento reconocido por el Comité Organizador del 150 Aniversario del Establecimiento de Relaciones Diplomáticas entre Japón y España (Embajada de Japón en España).

Más información  kyudobarcelona@gmail.com   









martes, 25 de septiembre de 2018

ISSHA ZETSUMEI








One Arrow, One Life: Zen, Archery and Enlightenment. Kenneth Kushner



   “Al hacer énfasis en el apropiado estado mental en Kyudo, se utiliza en japonés el termino “Issha Zetsumei”, En mi opinión, este captura la esencia del espíritu del kyudo. “Issha” se traduce como un disparo. “Zetsumei” se traduce como “respirar un ultimo respiro”. Hablando sobre “Issha Zetsumei”, Mr. Morisawa escribió, “Cada flecha es la última y decisiva, así como cada momento es el último”. El tiempo no puede ser recapturado. Cuando un momento se va, este no puede repetirse. En Zen, esto se reconoce como no hay segundas oportunidades en la vida;  esfuérzate para prestar atención total en cada instante, en cada actividad sin importar lo trivial que sea. Debe depositarse a si mismo completamente en todas nuestras actividades. Cada actividad debería ser realizada como si esa actividad fuera la única actividad en la tierra. En kyudo esto significa concentrarse en cada flecha, como si esa flecha, fuese la única flecha que el kyudoka podrá disparar.” Kenneth Kushner




sábado, 22 de septiembre de 2018

EL TIRO CON ARCO








Ananda K. Coomaraswamy. El tiro con arco. Barcelona, Biblioteca de los símbolos de Ediciones Obelisco, 1991.

Tras la aparente dimensión deportiva y guerrera del tiro con arco se esconde un ancestral y riquísimo simbolismo. Nada es superfluo en el tiro con arco, cada gesto obedece con precisión a una razón trascendente.



   El contenido simbólico de un arte está asociado originalmente a su función práctica, pero no se pierde necesariamente cuando, bajo condiciones cambiadas, el arte ya no se practica por necesidad, sino como un juego o un deporte; e incluso cuando un tal deporte se ha secularizado completamente y ha devenido para el profano sólo una mera recreación o entretenimiento, todavía es posible, para quienquiera que posee el conocimiento indispensable del simbolismo tradicional, completar esta participación física en el deporte, o en el disfrute de él como un espectáculo, con una comprensión de su significación olvidada, y restaurar así, para sí mismo al menos, el «equilibrio polar de lo físico y lo metafísico» que es característico de todas las culturas tradicionales.

   La posición del tiro con arco en Turkía, mucho después de que la introducción de las armas de fuego hubiera robado al arco y la flecha su valor militar, nos proporciona un excelente ejemplo de los valores rituales que todavía pueden ser inherentes a lo que a un observador moderno podría parecerle un «mero deporte». Aquí, el tiro con arco había devenido ya en el siglo XV un «deporte» bajo patronazgo real, en el que los sultanes mismos competían con otros en el campo ( meidan ). En el siglo XVI, en los festivales de la circuncisión de los hijos de Muhammad II, los arqueros competidores disparaban sus flechas a través de placas de hierro y espejos de metal, o disparaban a valiosos premios colocados sobre elevados postes: los simbolismos implícitos son evidentemente los de la «penetración», y el de la obtención de los bienes solares que no están dentro del alcance directo del arquero; podemos asumir que, como en la India, la «doctrina» implicaba una identificación del arquero mismo con la flecha que alcanzaba su blanco.

   En el primer cuarto del siglo XIX, Mahmud II fue uno de los más grandes patronos de los gremios de los arqueros, y fue para él y «para revivir la Tradición» ( ihja’ al sunna ) - es decir, en renovada «imitación de la Vía de Muhammad», el modelo de conducta humana - por lo que Mustafa Kani compiló su gran tratado sobre tiro con arco, el Telkhis Resail er-Rümat , tratado en el que se resumen los contenidos de una larga serie de obras más antiguas sobre el tema y se da una cuenta detallada de todo el arte de la manufactura y del uso del arco y la flecha.

   Kani comenzaba estableciendo la justificación canónica y la transmisión legítima del arte del arquero. Citaba cuarenta Hadith, o dichos tradicionales de Muhammad, de los que el primero se refería al «Qur’an» ( VIII.60 ): «Preparad contra ellos cuanta fuerza podáis», donde Kani asume que «fuerza» significa «arqueros»; otro Hadith atribuye a Muhammad el dicho de que «hay tres a quienes Allah lleva al Paraíso por medio de una y la misma flecha, a saber, a su hacedor, al arquero, y al que la recupera y la devuelve», donde el comentador entiende que la referencia es al uso del arco y la flecha en la Guerra Santa; otro Hadith glorifica el espacio entre los dos blancos como un «Paraíso». Kani proseguía «derivando» el arco y la flecha de los que el ángel Gabriel confió a Adam, que había suplicado a Dios que le asistiera contra los pájaros que devoraban sus cosechas; al acudir en su socorro, Gabriel dijo a Adam: «Este arco es el poder de Dios; esta cuerda es su majestad; estas flechas son la cólera y el castigo de Dios infligido a sus enemigos». Desde Adam, la tradición se transmitió a través de la «cadena» de los Profetas ( fue a Abraham a quien se le reveló el arco compuesto ) hasta Muhammad, cuyo Compañero Sa’d b. Abi Wakkas, «el Paladín del Islam» ( faris al-islam ), fue el primero en disparar contra los enemigos de Allah bajo la nueva dispensación, y es por consiguiente el «Pir» o santo Patrono del gremio de los arqueros turkos, en los cuales la transmisión iniciatoria nunca se ha interrumpido ( a no ser, quizás, muy recientemente ).

   A la cabeza del gremio de los arqueros está el «sheikh del campo» ( sheikh-ül-meidan ). El gremio mismo es una sociedad claramente secreta, dentro de la cual hay admisión sólo por cualificación e iniciación. La cualificación es principalmente una cuestión de preparación bajo un maestro ( usta ), cuya aceptación de un pupilo, o más bien discípulo, va acompañada por un rito en el cual se dicen plegarias en beneficio de las almas del «Pir» Sa’d b. Abi Wakkas, de los imames arqueros de todas las generaciones y de todos los arqueros creyentes. El maestro transmite al pupilo un arco, con las palabras: «De acuerdo con el mandato de Allah y la Vía ( sunna ) de su enviado elegido…» El discípulo recibe el arco, besa su empuñadura, y lo tensa. Este procedimiento prescrito, preparatorio a toda instrucción práctica, es análogo a los ritos por los cuales un discípulo es aceptado como tal por cualquier orden dervish. La instrucción efectiva es larga y ardua; el propósito del pupilo es lograr la excelencia, y a este fin debe entregarse literalmente.

   Cuando el aspirante ha pasado todo el curso de instrucción y ha alcanzado la pericia, a ello le sigue la aceptación formal del candidato por el sheikh. El candidato debe mostrar que puede acertar el blanco y que puede disparar a una distancia no menor de novecientas zancadas: de esta manera, da testimonio así de su dominio. Cuando el sheikh está satisfecho, el discípulo se arrodilla ante él y toma un arco que está junto a él, lo encuerda, y encaja una flecha en la cuerda, y habiendo hecho esto tres veces la reemplaza, todo con extrema formalidad y de acuerdo con reglas fijadas. El sheikh instruye entonces al maestro de ceremonias para que lleve al discípulo a su maestro, de quien recibirá la «empuñadura» ( kabza ). El discípulo se arrodilla ante el maestro y besa su mano: el maestro le toma por la mano derecha en señal de un pacto mutuo cuyo modelo es el del Qur’an ( XLVIII.10-18 ), y susurra el «secreto» en su oído. El candidato es ahora un miembro del gremio de los arqueros y un eslabón en la «cadena» que remonta hasta Adam. En adelante nunca usará el arco a menos de estar en una condición de pureza ritual; antes y después de usar el arco siempre besará su empuñadura. Ahora puede tomar parte libremente en las contiendas formales, y en el caso de que llegue a ser un gran maestro de tiro de larga distancia puede establecer un record que se marcará con una piedra.

   La recepción de la «empuñadura» es el signo exterior de la iniciación del discípulo. Por supuesto, durante mucho tiempo ha estado trabajando con el arco, pero lo que se significa con la «empuñadura» es algo más que un mero manejo del arco: la empuñadura misma implica el «secreto». En el caso del arco compuesto, usado por los turkos y la mayor parte de los orientales, la empuñadura es la parte media del arco, que une sus otras dos partes, la superior y la inferior. Es por esta pieza media como el arco se hace uno. Sólo cuando se intenta comprender esto aparece la significación metafísica del arco, al cual Gabriel había descrito como el «poder» de Dios: la empuñadura es la unión de Allah con Muhammad. Pero decir esto es formular el «secreto» sólo en su forma más desnuda: al pupilo se le comunica una explicación más amplia, basada en las enseñanzas de Ibn al-’Arabi. Aquí sólo se indica que lo que enlaza a la Deidad arriba y al Profeta abajo es el kutb como Axis Mundi, y que éste es una forma del Espíritu ( al-Ruh ).

   La literatura india contiene una riqueza de temas que ronda lo pasmoso, en los que son evidentes los valores simbólicos del tiro con arco. Rig Veda Samhita VI.75.4, según lo comprende Sayana, dice que cuando el arco consorta ( es decir, cuando el arco está tensado ), entonces llevan al niño ( la flecha ) como una madre lleva a su hijo, y cuando con comprensión común se separan ( liberando la flecha ), entonces hieren al enemigo; y es evidente que la flecha se asimila a Agni, el hijo del Cielo y la Tierra, cuyo nacimiento coincide con la separación de sus padres. En Brhad Devata I.113, donde todos los instrumentos del sacrificio se consideran como propiedades de Agni, las dos puntas del arco se correlacionan de nuevo con el Cielo y la Tierra y con otros pares sexualmente contrastados, tales como el mazo y el mortero; lo cual nos recuerda no sólo las interpretaciones islámicas citadas arriba, sino también las de Heráclito ( Fr. LVI ): «La armonía del mundo ordenado es una armonía de tensiones contrarias, como la del arpa o el arco». Puesto que la flecha es la progenie del arco, la identificación de las puntas del arco con los mundos celeste y terrestre se indica claramente en Atharva Veda Samhita I.2, 3 donde al «padre» de la flecha se le llama Parjanya, Mitra, Varuna, etc., y su «madre es la Tierra ( prthivi )»; esto es verdadero incluso literalmente, en el sentido de que la caña de la que se hace la flecha la produce la tierra fertilizada por las lluvias provenientes de arriba, y proporciona además una buena ilustración del principio exegético de que el significado alegórico está contenido en el significado literal. En estos dos himnos la cuerda del arco y la flecha se emplean con encantaciones para curar la diarrea y el estreñimiento; la cuerda del arco porque constriñe, la flecha porque se deja volar: «Como la flecha voló, soltada del arco, así se libere tu orina» ( yathesuka parapatad avasrstadhi dhanvanah, eva te mutram mucyatam ); aquí la relación del vuelo de la flecha es con una liberación física, pero ahora veremos como este vuelo, lo mismo que el de los pájaros, es igualmente una imagen de la liberación del espíritu con relación al cuerpo.

   En Atharva Veda Samhita I.1 el arquero es el Señor de la Voz ( Vacaspati ) con la mente divina; si recordamos Rig Veda Samhita VI.75.3, donde «ella está deseosa de hablar» y, llevada al oído, «susurra como una mujer», es evidente que la cuerda del arco corresponde a la voz ( vac ) como órgano de expresión, y la flecha al concepto audible expresado. Así, en Atharva Veda Samhita V.18.8 los brahmanes, que son los representantes humanos del Señor de la Voz, se dice que tienen flechas penetrantes que no se usan en vano, donde la lengua es su cuerda de arco y sus terribles palabras sus flechas; mientras en Brhadaranyaka Upanisad III.8.2, las preguntas penetrantes se describen como «flechas traspasa enemigos». Esta concepción subyace en el uso de is ( «disparar» ); compárese isu, isuka ( «flecha» ) y nuestro propio concepto del «disparo» vernacular, que significa también «hablar alto y claro»; en Aitareya Brahmana II.5, «impelida por la Mente, la Voz habla» ( manasa va isita vag vadati ); la voz ciertamente actúa, pero es la mente quien activa ( Jaiminiya Upanisad Brahmana I.33.4 ).

   Así pues, una «flecha» puede ser literalmente un dardo alado, o metafóricamente una «palabra alada»: el sánscrito patatrin, «alado», que denota a un «pájaro» o a una «flecha» cubre ambos valores; pues el vuelo veloz y sin obstáculos del pensamiento, se compara a menudo al de los pájaros, y el simbolismo de los pájaros y de las alas se relaciona estrechamente con el de las flechas. Ciertamente, el lenguaje del tiro con arco puede aplicarse a todos los problemas del pensamiento y la conducta. Así sadh, de donde viene sadhu como «hombre santo» y como una exclamación de aprobación, es «ir directamente al blanco»; así pues, sadhu puede calificar al arquero ( Rig Veda Samhita I.70.6 ) o a la flecha ( Rig Veda Samhita II.24.8 ), y «no corresponde al Rey hacer esto o aquello, sino sólo lo que es recto» ( sadhu, Satapatha Brahmana V.4.4.5 ); es decir, el Rey no puede hablar al azar ni tampoco disparar al azar. Riju-ga, «lo que va recto», es una «flecha»; y «como el flechero endereza ( ujum karoti ) el dardo, así el hombre sabio rectifica su voluntad» ( Dhammapada 33, cf. 80, 145 y Majjhima Nikaya II.105 ); en el Mahajanaka Jataka ( Jataka VI.66 ) un flechero que trabaja en enderezar ( ujum karoti ) una flecha, está mirándola a lo largo con un ojo cerrado, y de esto se saca la enseñanza de la visión única.

   Puesto que el arco es el arma real por excelencia, y puesto que se pone un énfasis tan grande sobre la rectitud del rey, no será irrelevante señalar que las palabras sánscrita rju y pali uju, citadas arriba, y que significan «derecho», pertenecen a una raíz común que subyace en «recto», «rectificar», y «regio» ( latín regere y rex y sánscrito raja ). Desde el punto de vista tradicional, un rey no es un gobernante «absoluto», sino el administrador de una ley trascendente, a la cual se conforman las leyes humanas. En más de una ocasión Sankara hace del caso del flechero, profundamente absorbido en su tarea, un ejemplo de la concentración contemplativa ( sobre Brhadaranyaka Upanisad III.9.28.7 y sobre Badarayana, Sariraka Mimansa Sutra VII.11, p. 800 Bib. Ind. ed. ); y como observaba San Buenaventura: Ecce, quomodo illumination artis mechanicae via est ad illuminationem sacrae Scripturae, et nihil est in ea, quod nom praedicet veran sapientiam ( De red. artium ad theologiam, 14 ).

   Aparadh, el opuesto de sadh, es «errar el blanco», de donde «extraviarse», «desviarse», «fallar», «pecar»: estos dos valores apenas pueden distinguirse en Taittiriya Samhita VI.5.5.2, donde Indra, habiendo disparado una flecha a «Vrtra», piensa «he errado el blanco» ( aparadham ); comparar II.5.5.6, donde el que yerra su blanco ( avavidhyati ) crece en maldad ( papiyan ), mientras que el que no falla el suyo es como debe ser. La frase es común, también, en Platón, donde, como en la India y Persia, pertenece a la metáfora de seguir las huellas o el rastro ( ichneýo, mrg ), el origen de la cual debe referirse a la cultura de la caza, cultura cuyo lenguaje sobrevive en nuestra propia expresión «acertar ( o errar ) el blanco», frapper le but. De vyadh ( «traspasar» ) deriva vedha y vedhin ( «arquero» ) y probablemente vedhas ( «sabio» en el sentido de «penetrante» ). A esta última palabra algunos la derivan de vid ( «conocer» o «encontrar» ), pero hay formas comunes a vyadh y vid, concretamente el imperativo viddhi, que puede significar ya sea «conoce» o ya sea «penetra» o ambos a la vez; la ambigüedad es evidente en Jaiminiya Upanisad Brahmana IV.18.6, Mundaka Upanisad II.2.2 ( examinadas abajo ) y Bhagavad Gita VII.6. Las flechas verbales de un brahman «traspasan» a sus detractores ( Atharva Veda Samhita V.18.15 ). La comparación de un monje experto a un «disparo infalible» ( akkhana-vedhin ) es muy común en la literatura budista pali, a menudo en combinación con otros términos tales como durepatin ( «de largo disparo» ), sadda-vedhin ( «disparar a un sonido» ), y valavedhin ( «atravesar un cabello» ) ( Anguttara Nikaya I.284, II.170, IV.423, 494; Majjhima Nikaya I.82, etc. ). Milindapañha 418 describe los cuatro «miembros» de un arquero que un monje verdadero debe poseer:

   «Justamente, oh rey, como el arquero, cuando descargando sus flechas, planta ambos pies firmemente en el suelo, mantiene sus rodillas derechas, cuelga su carcaj contra la parte estrecha de su cintura, mantiene todo su cuerpo firme, monta su arco con ambas manos, aprieta sus puños, sin dejar ninguna abertura entre los dedos, alarga su cuello, cierra su boca y su ojo, apunta ( nimittan ujum karoti ), y sonríe al pensamiento “yo traspasaré”; justamente así, oh rey, debe hacer el Yoguin ( monje ) pensando “Con el dardo de la gnosis yo traspasaré cada defecto” Y nuevamente, oh rey, justamente como un arquero tiene un enderezador de flechas para enderezar las flechas combadas y torcidas y desigualadas. Y nuevamente, oh rey, justamente como un arquero practica en un blanco… mañana y tarde, justamente como un arquero practica mañana y tarde, Y por no descuidar nunca su práctica gana sus apuestas, Así también los Hijos del Buddha ejercitan el cuerpo, Y no descuidando nunca este ejercicio, devienen adeptos ( arhat )».

   El arco es el arma real por excelencia; la pericia en el tiro con arco es para el rey, lo que el esplendor de la teología es para el sacerdote ( Satapatha Brahmana XIII.1.1.1-2 ). Es en su calidad de ksatriyas como Rama y el Bodhisattva pueden cumplir sus hazañas de tiro con arco. Al igual que los propios brazos del rey, los dos «brazos» del arco se asimilan a Mitra-varunau, a saber, la mixta persona del Sacerdotium y el Regnum; en el rito de la coronación el sacerdote transmite el arco al rey, llamándolo «el mata dragón de Indra», pues el rey es el representante terrenal de Indra, a la vez como guerrero y como sacrificador, y tiene dragones suyos propios que vencer; le da también tres flechas, con referencia a los mundos terrestre, intermediario y celeste ( Satapatha Brahmana V.3.5.27 sig., V.4.3.7 ).

   Como símbolo de poder, el arco corresponde a la concepción del poder de Dios, otorgado por Gabriel a Adam, para su protección, como se ha citado arriba de fuentes turkas. Es desde este punto de vista, a saber, el del dominio, como nosotros podemos comprender mejor los ritos ampliamente extendidos del disparo de flechas a los Cuatro Cuadrantes; cf. Rig Veda Samhita VI.75.2: «Con el arco, conquistemos nosotros las regiones». En el Kurudhamma Jataka ( Jataka II.372 ) aprendemos que los reyes, en un festival trienal, «solían ataviarse con gran magnificencia, y vestirse como Dioses de pie en la presencia del Yakkha Cittaraja, disparaban a los cuatro puntos cardinales flechas pintadas con flores». En Egipto, el disparo de flechas hacia los cuatro cuadrantes era una parte del rito de entronización faraónico. En China, en el nacimiento de un heredero real, el maestro de los arqueros «con un arco de madera de morera y seis flechas del Rubus salvaje dispara hacia el Cielo, la Tierra, y los Cuatro Cuadrantes» ( Li Chi X.2.17 ); la misma cosa se hacía en Japón.

   El arquetipo del rito que implica así el dominio es evidentemente solar; el hecho de que el rey libere cuatro flechas separadas, refleja un tiro de arco supranatural en el que los Cuatro Cuadrantes se penetran y se sujetan virtualmente por la descarga de un único dardo. Esta hazaña, conocida como la «Penetración de la Esfera» ( cakka-viddham, donde cakka implica el «redondel del mundo» ) se describe en el Sarabhanga Jataka ( Jataka V.125 sig. ), donde se atribuye al Bodhisattva Jotipala, el «Guardián de la Luz» y un «disparo infalible» ( akkhana-vedhin ). Jotipala es el hijo del ministro brahman del rey, y aunque el arco, como lo hemos visto, es típicamente el arma del ksatriya, está completamente en orden que sea esgrimido por un brahman, representante humano del Brahma ( sacerdotium ) in divinis, «que es a la vez el Sacerdotium y el Regnum» ( Satapatha Brahmana X.4.1.9 ), y que como cualquier avataraa, es «a la vez sacerdote y rey». Jotipala es requerido por el rey para que compita con los arqueros reales, algunos de los cuales son igualmente «disparos infalibles», capaces de cortar un cabello o una flecha al caer. Jotipala apareció disfrazado, ocultando su arco, su cota de maya, y su turbante debajo de una vestidura externa; tenía preparado un pabellón, y una vez dentro de él, se desvistió su vestidura exterior, asumió la regalía, y encordó su arco; y así, plenamente armado, y tomando una flecha «guarnecida de diamante» ( vajiragga - la significación de esto ya se ha señalado ), «abrió de par en par la cortina ( sanim vivaritva ) y salió ( nikkhamitva ) como un príncipe de las serpientes ( naga kumaro ) emergiendo de la tierra. Trazó un círculo en medio del patio real de cuatro esquinas ( que aquí representan el mundo ), y disparando desde allí, se defendió contra innumerables flechas que le disparaban arqueros estacionados en las cuatro esquinas; entonces ofreció herir a todos estos arqueros con una única flecha, desafío que ellos no se atrevieron a aceptar. Entonces, habiendo levantado cuatro troncos de bananero en las cuatro esquinas del patio, el Bodhisattva, «atando un fino hilo escarlata ( ratta-suttakam ) a la punta plumada de la flecha, apuntó y golpeó a uno de los árboles; la flecha lo penetró, y después al segundo, al tercero, y al cuarto en sucesión, y finalmente de nuevo al primero, que ya había sido traspasado, y así volvió a su mano, mientras los árboles quedaban rodeados por el hilo».

   Esto es, claramente, una exposición de la doctrina del «hilo del espíritu» ( sutratman ), en concordancia con la cual el sol, como punto de fijación, conecta estos mundos a sí mismo por medio de los Cuatro Cuadrantes, con el hilo del espíritu, como gemas en un hilo. La flecha es el equivalente de la «aguja», y se podría decir que, en el caso descrito arriba, los cuatro cuadrantes son «cosidos» entre sí y a su centro común; aquí la punta plumada, o la muesca de la flecha a la que se ata el hilo, corresponde al ojo de la aguja. En la práctica ordinaria una flecha no deja ningún rastro visible de su paso. Sin embargo, puede observarse que una flecha con un fino hilo atado a ella, puede ser disparada a través de una sima de otro modo infranqueable; por medio de este hilo puede tenderse un cable más fuerte, y así sucesivamente hasta que la sima queda franqueada por una soga; de esta manera el simbolismo del tiro con arco puede combinarse con el del «puente». El principio es el mismo en el caso de los artilugios salvavidas modernos, en los que se dispara un cable, en este caso desde un arma de fuego, desde la orilla a un barco que naufraga, y por medio de este cable puede tenderse un «cable salvavidas» más fuerte.

   Por otra parte, los chinos empleaban efectivamente una flecha con una cuerda atada en la caza de aves, como puede verse claramente sobre un bronce grabado de la dinastía Chou, ahora en la Walters Art Gallery, Baltimore. Los esquimales también hacían uso de flechas con cabezas desmontables y una cuerda atada en la caza de la nutria de mar. De la misma manera en el caso de una red tendida con una cuerda atada, y en el caso del lazo; e igualmente en la pesca, donde la caña corresponde al arco y el anzuelo a la flecha de la aguja. En todos estos casos el cazador, análogo a la deidad, ata la presa a sí mismo por medio de un hilo, que seguidamente recoge. En este sentido Shams-i-Tabriz: «Él me dio la punta de un hilo lleno de malicia y engaño - “Tira”, dijo, “para que yo tire; y no lo rompas al tirar”».

   Un famoso pasaje en el Mahabharata ( I. 123.46 sig. en la nueva edición de Poona ) describe la prueba de los pupilos de Drona en el tiro con arco. Una águila artificial ( bhasa ) ha sido preparada por los artesanos, y erigida como blanco en la copa de un árbol. Se pregunta a tres pupilos: «¿Qué veis?», y cada uno responde: «Yo te veo a ti mismo, al árbol y al águila». Drona exclama: «Quitad de ahí; éstos tres no serán capaces de acertar el blanco»; y volviéndose a Arjuna le dice, «a ti te toca acertar el blanco». Arjuna se levanta tendiendo su arco ( vitatya karmukam ), y Drona continúa: «¿Tú también ves al árbol, a mí mismo, y al pájaro?». Arjuna responde: «Yo sólo veo el pájaro». «¿Y cómo ves el pájaro?». «Veo su cabeza, pero no su cuerpo». Drona, deleitado dice: «Suéltala» ( muñcasva ). Arjuna dispara, corta la cabeza y la abate. Drona le da entonces el arma irresistible, la «cabeza de Brahma», la cual no puede usarse contra ningún enemigo humano; y puede haber poca duda de que esto implica la comunicación de un mantram iniciatorio, y el «secreto» del tiro con arco. La «enseñanza» evidente es la de la de concentración de mente unificada.

   En competición pública Arjuna lleva a cabo un número de hazañas mágicas haciendo uso de armas apropiadas para crear y destruir toda suerte de apariencias, y entonces, desde un carro en movimiento, dispara cinco flechas dentro de la boca de un jabalí de hierro en movimiento, y veintiuna dentro de la abertura de un cuerno de vaca suspendido y balanceándose en el aire. En la gran competición por la mano de Draupadi, su padre ha hecho un arco muy recio, que nadie sino Arjuna será capaz de tender; y ha hecho también «un ingenio artificial suspendido en el aire y junto con él un blanco de oro» ( yantram vaihayasam krtimam, yantrena sahitam laksyam kañcanam ), anunciando que «quienquiera que encorde este arco y con él y estas flechas pase y traspase el blanco ( atitya laksyam yo veddha ) tendrá a mi hija». Cuando los príncipes competidores están asambleados, el hermano de Draupadi se dirige a la asamblea:

   «Oidme, todos vosotros hijos de la Tierra: Éste es el arco, éste es el blanco y éstas son las flechas; acertad el blanco con estas cinco flechas, haciéndolas pasar a través de la abertura en el ingenio ( yantrachidrenabhyatikramya laksyam samarpayadhvam khagamair dasardhaih ).







martes, 10 de julio de 2018

KYUDO. ESPIRITUALIDAD ZEN EN EL TIRO CON ARCO


KYUDO. ESPIRITUALIDAD ZEN EN EL TIRO CON ARCO
Javier Parrilla
Editorial Alas




La historia del arco japonés como instrumento de guerra durante la época samurái está asociada al pensamiento del budismo zen, ya que esta casta guerrera encontró su fortaleza en valorizar el momento presente del aquí y ahora, y en contemplar la realidad de las cosas desde su fugacidad existencial, dotándose así de unas herramientas poderosas para afrontar con determinación el miedo al dolor y la muerte que anunciaban los campos de batalla.
Con el advenimiento de los tiempos de paz, el arco japonés dejó de tener enemigos que abatir, pero siguió utilizándose como una disciplina encaminada al perfeccionamiento interior, pues el dominio de la técnica del tiro al arco no puede hacerse sin dedicación constante y revisión de los fallos de carácter y pensamiento que dificultan el progreso. De esta manera, el tiro con arco japonés se convierte ahora en una vía o camino –éste el significado del término Kyudo– que el practicante, combatiendo dificultades, sigue hacia el encuentro de la Verdad, la Belleza y el Bien, valores éstos que desde antiguo han ennoblecido los ideales de la humanidad.
“Debes liberarte del deseo de confiar en tu fuerza, del deseo de disparar la flecha, del deseo de dar en la diana”
Awa Kenzo (1880-1939)
maestro de tiro al arco




SUMARIO

Prólogo
Agradecimientos

PRIMERA PARTE
Primeros pasos a la sombra de Herrigel
Un examen de 5º Dan
Más allá de la competición
Una medida diferente de las cosas

SEGUNDA PARTE
Aprendiendo kyudo en Japón
Un camino para la transformación personal
El atractivo del kyudo
Forma y mente correctas

TERCERA PARTE
Un cuerpo consciente
El zen llega a Japón
La época de los guerreros
El zen de los shugyosha
Apuntar adentro de sí mismo

PARTE FINAL
Acertar o soltar
Kyujutsu, la importancia de acertar
Kyudo, la importancia de tirar bien
Donde hay una voluntad, hay un camino
Bibliografía






domingo, 17 de junio de 2018

KAMIZA



En nuestro dojo hay un lugar especial en el que colocamos un pequeño kamiza, un santuario al que solemos poner flores y una tabla de madera donde están inscritas las palabras japonesas shin (verdad), zen (bondad) y bi (belleza).










Kamiza del Zen Kyudo Club Barcelona


El kamiza está situado frente al kyudoca (el arquero) cuando está en la línea de tiro (Shai).

Las mañanas de verano son muy calurosas y a los kyudocas de Barcelona nos gusta reunirnos por la tarde para practicar en la naturaleza, antes de la puesta de sol. En estas ocasiones sustituimos nuestro pequeño kamiza por otro muy especial.

Debido a la disposición del campo del club Arcdespi, cuando estamos situados en la línea de tiro, en el lugar donde debería estar el kamiza se encuentra la montaña de Montpedrós en cuya cima se sitúa la ermita de Sant Antoni.






Sant Antoni de Montpedrós

En Montpedrós también existen unas ruinas ibéricas y un antiguo petroglifo representando  el Sol.




Petroglifo de Montpedrós representando el Sol






A la izquierda puede verse el extremo de la línea de tiro y, tras el árbol, la montaña de  Montpedrós. En el centro, la puesta de sol


Cuando practicamos a última hora de la tarde disponemos del mejor “kamiza” que pudiéramos desear: una puesta de sol.













domingo, 27 de mayo de 2018

KYUDO Y ORQUIDEAS


Del perfume de la orquídea,
las alas de la mariposa
se han impregnado.
Matsuo Basho (1644-1694)


Ran no ka ya
chö no tsubasa ni
takimono su.

蘭の香や蝶の翅に薫物す (らんのかやてふのつばさにたきものす)












Desde hace unos años los practicantes de kyudo de Barcelona nos reunimos los fines de semana en el club Arcdespi para practicar en la naturaleza. De alguna manera la naturaleza reconoce el buen ambiente del club ya que en el interior de su recinto, vigiladas y protegidas por sus socios, han brotado orquídeas silvestres (Serapias vomeracea).









         Este invierno no ha sido muy propicio para la práctica del kyudo al aire libre. La lluvia y el viento han estado presentes muchos fines de semana pero, con la llegada de la primavera, la naturaleza nos ha compensado con un regalo. El campo de tiro se ha llenado de flores y a 25 metros de la línea de tiro de kyudo, 3 metros antes del mato, ha aparecido un grupo de orquídeas, por encima de las cuales pasan nuestras flechas cuando se dirigen al mato.










domingo, 18 de febrero de 2018

ENCORDAR EL YUMI


Hay tres formas de encordar el yumi: utilizando un soporte fijo en la pared, con la ayuda de un compañero o sobre el suelo.




Encordar el yumi con un soporte fijo en la pared




Soporte de pared para encordar el yumi





El arquero coloca el lazo del tsuru (cuerda) en el urahazu (extremo superior del yumi). A continuación apoya el urahazu en el soporte de la pared. Sujeta el nigiri (empuñadura del arco) con la mano izquierda sin doblar el brazo. Con la mano derecha flexiona hacia arriba la pala inferior del yumi y la apoya sobre el muslo derecho. Finalmente, coloca el lazo inferior del tsuru en el motohazu (extremo inferior del yumi).






Ver el minuto 4:28 



Encordar el yumi con la ayuda de un compañero







La misma metodología utilizada con el soporte en la pared. En este caso el compañero sujeta el urahazu con una mano.


Encordar el yumi sobre el suelo 





El arquero apoya la rodilla izquierda sobre el suelo. Coloca el lazo del tsuru (cuerda) en el urahazu (extremo superior del yumi) y apoya el  urahazu en el suelo. Sujeta el nigiri (empuñadura del arco) con la mano izquierda sin doblar el brazo. Con la mano derecha flexiona hacia arriba la pala inferior del yumi y la apoya en el muslo derecho. Finalmente, coloca el lazo inferior del tsuru en el motohazu (extremo inferior del yumi).