domingo, 17 de febrero de 2019

DONDE PRACTICAR KYUDO EN BARCELONA


   En 2015 el kyudo fue reconocido como actividad física deportiva por el Registre d´Entitats Esportives del Consell Català de l´Esport pasando a integrarse en la Federació Catalana de Tir amb Arc.

   Por este motivo, se precisa para su práctica  una licencia expedida por la Federació Catalana de Tir amb Arc.


Relación de clubes pertenecientes a la Federació Catalana de Tir amb Arc


   Actualmente existen tres clubes de Barcelona que disponen de una sección de kyudo.



CLUB TIR AMB ARC DESPI







CLUB TIRO CON ARCO RUBI








ZEN KYUDO CLUB BARCELONA











Para más información:

FEDERACIO CATALANA DE TIR AMB ARC



Rambla Guipúscoa, 23-25, 2on E
08018- Barcelona
Tel. 93 308 02 65












sábado, 16 de febrero de 2019

KUYDO: EL SILENCIO Y LA FLECHA. SHIDOSSHI JORDAN & JULIANA.








KYUDO: EL SILENCIO Y LA FLECHA.
El Zen, el Arte y la técnica del tiro  con arco japonés.

Editorial: EYRAS





Pocas cosas hay en la tradición japonesa como el Kyudo o Kyu-Jutsu, que resuman de forma tan ejemplar como sintética, la esencia de lo marcial propio de esta cultura.

Fue el libro de Herrigel El Zen en el Arte del Tiro con Arco el primero que abrió mis ojos a la profunda mirada del Kyudo. Las vivencias de un joven estudiante occidental bajo la supervisión y enseñanzas del Maestro Anzawa, son probablemente uno de los más deliciosos relatos de los que uno puede disfrutar para comprender la esencia misma, el sentido último y trascendente de las Artes Marciales. Pero tan grande fue el placer, como el disgusto de descubrir que no había forma humana de aprender este Arte Marcial en occidente, excepción hecha de unos pocos y escondidos profesores aquí y allá. Por ello, hoy me produce un enorme placer compartir con vosotros este libro sobre ia materia que el Maestro Jordán ha escrito a petición mía.

Este libro no sólo será un manual técnico con todo lo necesario para comenzar nuestra andadura en el Kyu-Jutsu, sino también una introducción al Zen y a la historia de la arquería japonesa y tendrá un enfoque instruccional que siempre eché en falta en el maravilloso texto de Eugen Herrigel. Con todo ello cumplo un sueño de mi juventud, pero tengo la certeza que también será la realización del de muchos de vosotros, como yo ansiosos por zambullirse en esta bella forma del más puro Arte guerrero del espíritu”.

















domingo, 10 de febrero de 2019

EL CAMINO DEL ARCO. PAULO COELHO





Libros gratuitos en línea (texto completo)



El camino del arco” cuenta la historia de Tetsuya, el mejor arquero del país, quien transmite sus enseñanzas a un niño de su aldea. El trabajo y esfuerzo diario, la superación de las dificultades, la constancia y la valentía para tomar decisiones arriesgadas son aspectos que van surgiendo a lo largo del relato.




LOS ALIADOS

El arquero que no comparte con otros la alegría del arco y de la flecha, jamás conocerá sus propias cualidades y defectos.
Por lo tanto, antes de ponerte a buscar nada, búscate aliados: gente que se interesa por lo que estás haciendo.
No digo: "busca otros arqueros." Digo: encuentra personas con diferentes habilidades, porque el camino del arco no es diferente de cualquier otro camino que se sigue con entusiasmo.
Tus aliados no serán necesariamente aquellas personas a quienes todos miran, ante quienes se deslumbran y de quienes afirman: "no hay nadie mejor." Muy al contrario: serán aquéllos que no temen errar, y sin embargo yerran. Por ello, su trabajo no siempre es reconocido. Pero es esa clase de persona la que transforma el mundo, la que, tras muchos errores, consigue acertar en algo que marcará un antes y un después en su comunidad.
Son personas que no pueden quedarse esperando los acontecimientos para después tomar la mejor decisión: ellos deciden a medida que actúan, aun sabiendo los riesgos que con ello corren.
Convivir con estas personas es importante para un arquero, porque éste necesita entender que, antes de colocarse frente al blanco, debe ser lo bastante libre para cambiar de dirección a medida que lleva la flecha hacia delante de su pecho.
Cuando abre la mano y suelta la cuerda, debe decirse a sí mismo: "mientras abría el arco, recorrí un largo camino. Ahora suelto esta flecha con la conciencia de que he arriesgado lo suficiente y he dado lo mejor de mí."
Los mejores aliados son aquéllos que no piensan como los demás.
Por eso, cuando busques compañeros para compartir con ellos el entusiasmo del tiro, sigue tu intuición y no te dejes llevar por los comentarios ajenos. Las personas siempre juzgan a los demás poniendo como modelo sus propias limitaciones, y a veces la opinión de la comunidad está llena de prejuicios y temores.
Únete a los que experimentan, arriesgan, caen, se hieren y vuelven a arriesgar. Apártate de quienes afirman verdades, critican a quienes no piensan como ellos, jamás dan un paso sin tener la seguridad de que se les respetará por ello, y prefieren tener certezas a tener dudas.
Únete a los que se exponen y no temen ser vulnerables: ellos entienden que las personas sólo podemos mejorar cuando vemos lo que hace el prójimo, no con el fin de juzgarlo sino para admirarlo por su dedicación y coraje.
Tal vez pienses que el tiro con arco no puede interesar a un panadero o a un agricultor, pero yo te digo: ellos ven, aprenden, y ponen lo que aprenden en aquello que están haciendo.
Tú harás lo mismo: aprenderás como el buen panadero a usar las manos y a saber la mezcla exacta de los ingredientes.
Aprenderás como el agricultor a tener paciencia, a trabajar duro, a respetar las estaciones, y a no blasfemar contra las tormentas, pues ello sería una pérdida de tiempo.
Únete a los que son flexibles como la madera de tu arco y entienden las señales del camino. Son personas que no dudan en cambiar de rumbo cuando se topan con un obstáculo insalvable, o cuando vislumbran una oportunidad mejor.
Tales son las cualidades del agua: pasar entre las rocas, adaptarse al curso del río y transformarse a veces en un lago hasta que la depresión está rebosando y puede seguir su curso.
Porque el agua no olvida que su destino es el mar, y que tarde o temprano deberá llegar a él.
Únete a los que jamás dijeron: "se acabó, aquí me detengo".
Porque así como al invierno le sigue la primavera, nada termina: después de alcanzar tu objetivo hay que comenzar de nuevo, empleando en todo momento lo que aprendiste en el camino.
Únete a los que cantan, cuentan historias, disfrutan la vida, y tienen alegría en los ojos. Porque la alegría es contagiosa, y siempre consigue evitar que nos dejemos paralizar por la depresión, la soledad y las dificultades.
Únete a los que hacen su trabajo con entusiasmo. Pero para poder serles útil como ellos te son útiles a ti, debes saber cuáles son tus herramientas, y cómo puedes perfeccionar tus habilidades.
Por tanto, ha llegado el momento de conocer tu arco, tu flecha, tu blanco y tu camino.












viernes, 1 de febrero de 2019

LEGISLACIO CATALANA SOBRE LA TINENÇA I TRANSPORT D'ARCS DE KYUDO (YUMI)




Federació Catalana Tir amb Arc
Rambla Guipúscoa, 23-25, 2-E -08018 Barcelona -Tel. 93 308 02 65- info@fcta.cat


NOTA INFORMATIVA DE LA FCTA EN RELACIÓ A LA CAPACITAT D’EMETRE TARGETES ESPORTIVES DESPRES DE LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID (SALA DE LO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO) DE 4 DE MAIG DE 2016.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
L’ÚNIC DOCUMENT QUE PERMET LEGALMENT L’ADQUISICIÓ I TRANSPORT D’UN ARC I LA PRÀCTICA I COMPETICIÓ DEL TIR AMB ARC ÉS LA TARGETA FEDERATIVA.



Al 2011 l'IFAA (Associació Nacional d'Arquers del Bosc) va demanar al Ministeri de l’Interior que les seves targetes fossin vàlides per a l'adquisició i ús dels arcs igual que les emeses per altres federacions o associacions d'àmbit nacional legalment establertes, així com que les seves targetes tinguessin legalitat a efectes d'intervenir en esdeveniments esportius.

L’autorització emesa per la Subsecretària d’Interior va ser recorreguda per la RFETA davant el Tribunal Superior de Justícia de Madrid que havia de determinar si per a l'adquisició i transport de l'arc calia estar en possessió de la targeta federativa o podia fer-se, també, amb la targeta de qualsevol associació.

La REFTA va demanar que el Tribunal declarés que les úniques targetes esportives vàlides per a la tinença d'armes de la categoria 7º.5 del Reglament d'armes són les emeses per les Federacions Esportives i no per qualsevol altra associació o Club Esportiu.

En data 4 de maig de 2016, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justícia de Madrid, ha determinat i declarat en sentència ferma que les úniques targetes esportives vàlides per a la tinença d'armes de la categoria 7º.5 del Reglament d'armes, els arcs, i conseqüentment per al seu transport i ús, són les emeses per les federacions esportives.

Entén el Tribunal que a l’adquirir l'arma el particular ha d’exhibir un document expedit per un òrgan amb funcions delegades pròpies de l'Administració, o sigui les Federacions, per tal de constatar que el particular practica aquest esport i com a tal està registrat a la Federació pel que està legitimat per adquirir el medi.

Al tenir les Federacions l’exclusiva potestat per emetre aquestes targetes, a partir del 8 de juny de 2016, data en la que l’esmentada sentència és ferma, les targetes esportives de la IFAA o de qualsevol altre associació o club no són documents legalment vàlids per a la tinença ni transport dels arcs ni permeten la participació en cap esdeveniment esportiu.


Barcelona, a 13 de juny de 2016








domingo, 20 de enero de 2019

WARAJI (草鞋?)


Las waraji (草鞋?) son unas sandalias tradicionales japonesas confeccionadas con cuerda de cáñamo. Actualmente todavía son utilizadas por algunos monjes budistas.













Confección de un wajari (sandalia)

Antes de realizar su práctica los kyudocas acondicionan las cuerdas de los yumi (arco) friccionando el tsuru (cuerda) con calentadores de cáñamo llamados waraji.

Tanto el tsuru como los waraji de kyudo están recubiertos de kusune (resina de pino). La fricción del waraji funde el kusune del tsuru,  uniendo las fibras de cáñamo que están sueltas.

Los waraji de kyudo se confeccionan siguiendo la misma técnica de las sandalias, con cuerdas de cáñamo o restos de tsurus viejos. 


Elaboración de un wajari (calentador de tsuru)

















Elaboración del waraji según Kotaro  







 






jueves, 6 de diciembre de 2018

REMONTANDO EL RÍO




Dos caligrafías del maestro Taisen Deshimaru, "el camino está bajo tus pies" y "el dragón se sumerge en el agua", han marcado la hoja de ruta del kyudo en Barcelona. Deshimaru las dibujó en 1981 durante la inauguración del dojo de zen de la calle Montcada de Barcelona.



 El camino está bajo tus pies. Caligrafía de Taisen Deshimaru




El dragón se sumerge en el agua. Caligrafía de Taisen Deshimaru


Años más tarde un grupo de discípulos de Deshimaru, dirigidos por Jesús Martínez Bueno, fundaron en ese mismo local el Dojo Zen Nalanda, una asociación en la que, entre sus actividades, figuraba la práctica del kyudo. Según la legislación española, los arcos deportivos incluidos los arcos de kyudo (yumis) son armas, lo que exige a sus propietarios una licencia deportiva expedida por una federación de tiro con arco. Por este motivo Jesús Martínez Bueno y Conrad J. Daubaton fundaron el
Ryu Kyudo Club, un club deportivo registrado en la Secretaria General de l´ Esport de la Generalitat de Catalunya el 18 diciembre de1989.  25 años más tarde, el 7 diciembre de 2014, otro grupo de practicantes de kyudo dirigidos por Jesús Martínez Clará, hijo de Jesús Martínez Bueno, fundó el Zen Kyudo Club Barcelona (ZKCB). Poco después, y a petición del ZKCB, el kyudo fue reconocido oficialmente como actividad física deportiva en Catalunya, ingresando en la Federació Catalana de Tir amb Arc el 22 de mayo de 2015.



 Basílica de Santa María del Mar, junto a la calle Montcada de Barcelona


 Makiwara del Dojo Nalanda




JUNTO AL MAR MEDITERRÁNEO

El Dojo Nalanda de la calle Montcada estaba situado cerca de la Basílica de Santa María del Mar, a pocos metros del puerto de Barcelona. Durante dos años los socios del ZKCB practicamos allí kyudo, compaginándolo con el zazen y la música del shakuhachi.
Pasó el tiempo y un día decidimos buscar un sensei (maestro) que guiara nuestra práctica. Por unanimidad decidimos que la persona más adecuada era la sensei Belén Pérez. Fuimos a visitarla a Zaragoza y aceptó ser nuestra sensei. Meses más tarde se desplazó a Barcelona y dirigió nuestras primeras jornadas de introducción al kyudo.



1ª y 2ª Jornadas de introducción al kyudo en Barcelona


Kyudo significa "el camino del arco" y nuestro camino se encontraba escrito en la caligrafía de Taisen Deshimaru ("el dragón se sumerge en el agua") que desde hacía 40 años colgaba de las paredes del Dojo Nalanda. Con tristeza por tener que abandonar el Dojo Nalanda seguimos al dragón hasta el puerto de Barcelona, lo vimos sumergirse en el mar Mediterráneo y, tras él, remontamos el curso del río Llobregat.




PRIMERA ESCALA DEL DRAGÓN: SANT JOAN DESPI


Después de un breve ascenso por el río, el dragón llegó al campo de tiro con arco en Sant Joan Despi (Arcdespi). Gracias a uno de nuestros compañeros, también socio de Arcdespi, formalizamos un acuerdo de colaboración con este club que nos permitía practicar kyudo en un entorno privilegiado en plena naturaleza. Desde entonces practicamos en este campo tiro a 28 metros de distancia (mato).



Río Llobregat a su paso por el campo de tiro de Arcdespí

Kyudokas en el campo de tiro de Arcdespi




SEGUNDA ESCALA DEL DRAGÓN: RUBI

Tras dos años de práctica en Sant Joan Despi nuestro dragón, inquieto, se puso en movimiento. Sumergiéndose de nuevo en el agua prosiguió su ascenso por el río Llobregat hasta llegar al club Arqueros de Rubí, a orillas de la Riera de Rubí.






  Riera de Rubí  junto al dojo de kyudo del club Arqueros de Rubí


Arqueros de Rubí es un club muy activo. El ZKCB ha establecido un acuerdo de colaboración con dicho club para practicar kyudo en sus instalaciones.






Práctica de kyudo en el club Arqueros de Rubí



Gracias a Arcdespi y Arqueros de Rubí los practicantes de kyudo federados contamos todos los días del año con instalaciones preparadas con mato y makiwara para la práctica de kyudo.


Para conmemorar nuestro cuarto aniversario, el 24 y 25 de noviembre de 2018 celebramos en las instalaciones de Arqueros de Rubí las terceras jornadas de introducción al kyudo dirigidas por la sensei Belén Pérez. Este evento ha sido reconocido por la Embajada de Japón en España dentro del programa del 150 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países. En estas jornadas se inscribieron 22 participantes entre los que se encontraban socios de 8 clubes de tiro con arco de las 4 provincias catalanas y una kyudoka desplazada expresamente para este evento desde Huesca.






3ª Jornada de introducción al kyudo en el club Arqueros de Rubí


Actualmente nuestro dragón reposa. El ZKCB celebra sus 4 años de andadura y es momento de compartir experiencias junto a nuevos compañeros.  De todos modos los que conocemos al dragón sabemos que es inquieto y, tarde o temprano, despertará, se sumergirá de nuevo en el agua y reemprenderá el viaje con un rumbo imprevisible. Quizás siga remontando el río, quizás buscará nuevas tierras. Lo único que sabemos es que "el camino está bajo tus pies".

Zen Kyudo (centro), Club (a la derecha) y Barcelona (a la izquierda). Caligrafía de Joshu M. C.







martes, 27 de noviembre de 2018

BREVE CRÓNICA DEL KYUDO EN BARCELONA


Jesús Joshu Senho Martínez Clarà


Esta es una breve crónica del Kyudo en Barcelona tal como la he vivido desde el dojo zen Nalanda de la calle Montcada desde 1986 hasta la creación del Zen Kyudo Club Barcelona (2014 - 2018).

Caligrafía de Taisen Deshimaru Kyudo



Los primeros pasos

En marzo de 1981 se inauguró, en el piso principal segunda del número 31-33 de la calle Montcada, el primer dojo zen de Barcelona.


Taisen Deshimaru




En 1983, los seguidores de Deshimaru fundaron en este mismo lugar la Asociación Budista Nalanda y el Dojo Zen Barcelona.






En 1992, las dos entidades se separaron. El Dojo Zen Barcelona, con Pedro Taiho Secorún al frente, se trasladó a un piso cercano de la Plaza de San Agustín y más tarde a la actual sede. Se ha consolidado como una referencia fiable en la enseñanza del zen en Barcelona. El monje Jesús Tenko Senho Martínez Bueno siguió en el mismo local como presidente de la Asociación Budista Nalanda, una entidad cultural creada por él y dedicada al estudio del budismo y a la meditación zen. Es así como surge el Dojo Zen Nalanda, dedicado a la meditación zen y a la práctica de shodo (caligrafia), el chado (ceremonia del té) y el kyūdō (tiro con arco japonés). 

Kyudo y Zen

1986 I Seminario de la escuela de Kyudo MuyôShinGetsu Ryû que dirigía el maestro Satoshi Sagino Shihan en Madrid entre el 19 y el 24 de Agosto de 1986.


Satoshi Sagino Shihan

1986. Con tal de poder asegurar la práctica, se buscó colaborar con la Federación Catalana de Tiro con Arco, con la que se establecen los primeros contactos. 
                  
1989. El 27 de agosto se crea el RYU KYUDO CLUB, bajo el auspicio de la Federació Catalana de Tir amb Arc y la Secretaria General de l´ Esport de la Generalitat de Catalunya, quien lo autorizó el 8 de Febrero de 1990.


Primeros encuentros de kyudo oficial

Como la formación guiada por la escuela principal Muyoshingetsu Ryu era tan difícil debido a la distancia y las escasas visitas del maestro a Europa, el pequeño grupo que se había formado en el dojo empezó a buscar otras alternativas de formación en kyudo. 

1989 Así, estos miembros del grupo inicial entre los cuales estaba Conrad Daubanton (que posteriormente fue un miembro honorífico en la AEK = Asociación Española de Kyudo), Ventura Becana, Jordi Rodrigo y mi padre, establecieron contactos con Santos Nalda en Zaragoza y Sep Overlaet y su mujer, Geert de Ceuster.

Sep Overlaet (con barba) junto a su mujer, Geert de Ceuster, en el centro de la primera fila


1989 III encuentro de Kyudo en el Monasterio de Veruela en Zaragoza de 1989 y el IV Encuentro en diciembre del mismo año en Fumanya, cerca de Barcelona. También se contactó con el dojo de Montpellier, uno de los pioneros en Francia, y con la asociación de Kyudo de Taillé en las que se practicaba también otras artes japonesas con clara influencia del Zen.

1990 V encuentro en Alfajarin. Sep Overlaet y su mujer, Geert de Ceuster.

1995 XV encuentro en Alfajarin (Zaragoza). 5 y 6 de Agosto.                                                    





Segundo contacto con la escuela Muyoshingetsu Ryu

En 1990, del 30 de Junio al 7 Julio, seminario del maestro Satoshi Sagino Shihan. Esta vez es en Roma, donde se encuentra el Dojo Europa de esta escuela.










Satoshi Sagino Shihan. Roma, 1990


En 1991 se empezó a practicar kyudo en un local del Carrer Vigatans cercano al dojo de la calle Montcada. Dicho local estaba preparado para danza y otras actividades y contaba con un  amplio espacio con un espejo que servía para corregir posturas.






En 1992 creación de la AEK, la Asociación Española de Kyudo. Belén Pérez, con la colaboración de José Mª Riaza, dió un impulso definitivo a la Asociación Española de Kyudo en Zaragoza.

En 1991- 1992 se producía una gran escisión en el Dojo Zen del grupo principal y mayoritario que solo practicaba zazen debido a diversas razones de orden interno que hay que explicar en otro contexto. Estos se trasladaron a la Plaza de San Agustín, no muy lejos de allí. El Dojo Zen Nalanda permaneció en el mismo sitio y decidió iniciar la práctica de kyudo en el dojo.

En junio de 1992 se hicieron algunos intentos de tirar a Mato a una distancia de 28 metros, en el foso de tiro con arco de Montjuic, confirmando la buena predisposición de la Federació Catalana de Tir amb Arc, pero no fructificó.





Desde 1992 el Dojo, a diferencia de los más tradicionales, se convirtió en un lugar polivalente en el que debido a la gran iniciativa de Tenko Senho, mi padre, se practicaba todo tipo de actividades. En ese año el dojo estaba muy despejado y en él se podía ver el altar, la makiwara de paja y los arcos. Fue un momento de armonía entre kyudo y zen. Pero, poco a poco, fue cobijando diversos útiles para la práctica de otras disciplinas y el espacio, ya lo sabemos, es limitado.
No obstante, la actividad principal seguía siendo la meditación sentada “zazen” tal como la había enseñado el maestro Taisen Deshimaru.












1997. El 22 de mayo me decido a practicar kyudo de forma continuada, a la vez que inicio mis clases de shodo con el maestro Abiko Keizo Sensei.





 2002. El 22 de agosto, tiro simbólico realizado por mi padre Jesús Tenko Senho Martínez Bueno que ratificaba mi aprendizaje durante esos años en el dojo-pajar que tenía en mi casa “El tres Puigs”, a las afueras de Rabós d´ Empordá.





Tercer contacto con la Escuela Muyoshingetsu Ryu

2007. En octubre viajé a Roma al Seminario Europa Dojo en el monasterio de San Vincenzo en Bassano Romano, sede del grupo de Roma, con la finalidad de ponernos nuevamente en contacto con la escuela Muyoshingetsu Ryu y conocer al sucesor del maestro Satoshi Sagino Shihan fallecido en 2005. Me acompañaba como traductora mi amiga Yayoi Doho y pude conocer a Michiya Sagino Shihan, su sucesor, que en 2006 construyó un nuevo dojo en Himeji en la Prefectura de Hyōgo, cerca de Osaka.





Muyoshingetsu tiene su origen más reciente en el maestro Umeji Kenran Roshi, monje zen contemporáneo del maestro Awa Kenzo. Umeji y el maestro Sagino fueron los maestros de kyudo del gran filósofo y terapeuta K. Dürckheim. Maestro Sagino fue el sucesor de Umeji Roshi. Dürckheim y el maestro Sagino se reencontraron en julio de 1981 con motivo de la inauguración del Centro Dürckheim de estudios de la energía y el Hara como centro vital del hombre. Ese hallazgo fue revelador y confirmaba mis mejores intuiciones sobre el tiro interior.

Primer contacto con la AEK

2004 AEK en Barcelona. La formación continuada era muy difícil debido a la lejanía de Roma y mis intentos para que viniera algún representante al dojo de Barcelona fueron infructuoso. Por este motivo, hice un un tanteo de la mano de mi amigo Javier Parrilla, miembro del grupo de Barcelona que dirigían Salvatore Gianfreda y Francisca García. Allí conocí a Claudio, Jordi Rodrigo y a Francisca que practicaban kyudo en Flor de Maig, un pabellón de Cerdanyola. Allí también coincidí con los responsables actuales del grupo de Barcelona de la AEK, Montse y Manel, que buscaban información para iniciar su andadura. Comprobé que, a pesar de disponer de un espacio más amplio, no podían tirar  a Mato a 28 metros. En ese primer encuentro no me decidí a dar el paso.


Segundo contacto con la AEK 

2008 Abril Tras ese primer encuentro decidí inscribirme en las prácticas de la AEK en Barcelona que durante esos años la Asociación Española de Kyudo había conseguido normalizar en España.

En ese momento la AEK de Barcelona había cambiado su sede al
polideportivo “La Mar Bella”, donde practicaban Makiwara y en ocasiones alquilaban la pista grande para tirar a Mato.


Me incorporé en abril del 2008 pero no tiré la primera flecha a Mato hasta 18 meses después, el 21 de Noviembre de 2009. Me fue razonablemente bien y en un acto de soberbia incomprensible decidí dejar el grupo y volver a lo mío. Continué un par de meses más hasta que se constituyó la AKBN.

Eso coincidió con una etapa muy convulsa a nivel interno de la AEK pues la principal impulsora de la asociación, Belén Pérez, que había hecho un buen trabajo desde Zaragoza, fue sustituida, para su sorpresa, teniendo el grado más alto (5º dan). Incomprensible.

2010 Enero Se constituye el grupo de Barcelona de la AEK como Asociación con el nombre de Asociació Kyudo Barcelona (AKBN).

Entre finales de 2009 y 2014, una vez dejado el grupo de la AKBN, me dediqué a organizar la práctica de kyudo y shodo en el Dojo Nalanda. Adquirí nuevos materiales, entre ellos una makiwara japonesa auténtica con soporte, y así empecé a dar prácticas a un pequeño grupo de alumnos.

2011 En el año 1997 me confeccioné el “rakuso”, si bien no fue hasta el 2011, cuatro años antes de morir mi padre, que utilizando las prerrogativas que él tenía como monje ordenado por el maestro Taisen Deshimaru, me ordenó monje en una ceremonia muy emotiva con el nombre de Joshu Senho.

Tomé el relevo en el Dojo Nalanda en febrero de 2011, haciéndome cargo de todos los gastos y gestión del dojo, tras treinta años de práctica desde su fundación y veinte de dedicación continuada por parte de mi padre con su propia sangha.

En este tiempo creé en el dojo la escuela Shodokizenryu para atender a mis alumnos, haciendo del shodo una exploración de la energía (ki) y una práctica meditativa (zen).

Fundación de un nuevo proyecto: ZEN KYUDO CLUB BARCELONA






En septiembre de 2014 pudimos comprobar la disciplina mal entendida de la AEK. La junta directiva convocó a una reunión aparte a Javier Parrilla que, en ese momento, era el dojo cho responsable de la AKBN.

La AKBN, gracias a la buena gestión de Antonio Ruiz de Azúa, había conseguido un marco ideal para la práctica de kyudo en el Col·legi Major Universitari Sant Jordi en Sarrià. Allí se iba a celebrar el encuentro anual de los practicantes de la AEK de toda España. En anteriores ocasiones este evento se había realizado en un polideportivo de la Verneda.

Mi amigo Javier y yo, desde que nos conocimos, teníamos conversaciones semanales llenas de pasión sobre la esencia zen o no del kyudo y otras cuestiones relacionadas con Japón. Javier Parrilla se dedicaba con gran entrega y constancia a su labor de dojo cho del grupo, haciendo buenas aportaciones para entender el kyudo no solo como una manera singular de tirar flechas sino como una vía espiritual ligada al zen. Publicó un interesante artículo en la revista Budoka, tal como había hecho Conrad Daubanton en 1987. Debido a su gran interés, el artículo estaba colgado en el tablón de anuncios de la entrada del polideportivo.


En el encuentro anual de septiembre de 2014 Javier se vio abocado a un cese voluntario del cargo de dojo cho, abandonando el encuentro ese mismo día. No quiero explicar las razones pues solo a él le corresponde hacerlo. Javier, en su libro recientemente publicado “Espiritualidad zen en el tiro con arco” (Ed. Alas) no ha querido hablar del motivo de dicho cese. Ese fin de semana finalizaban once años de práctica continuada de kyudo y ascensos, grado a grado, viaje a viaje, hasta llegar al 4º dan. Se le dejaba en el aire, como una flecha lanzada al vacío, sin diana ni recompensa, por la arbitrariedad de alguien, como ya había ocurrido en anteriores ocasiones. Con él abandonaron la AEK Eric Wuersten, Josep Fourcadé, Manel Castelló y Antonio Ruiz de Azúa. Con este hecho verifiqué que la técnica sin espíritu no vale nada, pero que al revés sí se puede ir avanzando.

Los acontecimientos se precipitaban. Por un lado, me veía en la necesidad de impulsar la escuela MuyoshingetsuRyu sin apoyo técnico para progresar, sin maestros y, por otro lado, había abandonado la AEK. Como si fuera una alerta premonitoria de cambio de dirección, en una de las prácticas de tiro a Makiwara a una practicante se le escapó la flecha, rebotó en la pared y cambió de sentido dirigiéndose hacia mí, me pasó cerca del cuello e impactó en el cristal que protegía una valiosa caligrafía que presidía el dojo, rompiéndose en añicos. Nunca había pasado nada en todos estos años pero al elevar la exigencia técnica los peligros aumentaron exponencialmente: más fuerza, más tensión, menos control …. y cualquier incidente está al acecho.

Coincidiendo con la traumática ruptura de mis compañeros de la AEK, que se habían quedado sin poder practicar kyudo, les ofrecí seguir practicando en la makiwara del Dojo Nalanda de la calle Montcada- Ellos tenían más práctica y por ello los peligros eran menores.

Fue así como iniciamos nuestra práctica de kyudo en el Dojo Nalanda los domingos por la mañana. Poco a poco, me surgió la idea de resucitar los viejos estatutos del Ryu Kyudo Club que en su día habíamos redactado y constituirnos como grupo bajo su amparo. Al consultar comprobamos que todos los papeles estaban caducados y que los estatutos de los clubes deportivos habían cambiado mucho por lo que era mejor constituir un nuevo club. Así lo hicimos.

El 7 de diciembre de 2014, tres meses después de lo sucedido, constituimos el Zen Kyudo Club Barcelona en el Dojo Nalanda con tres miembros fundadores: Antonio Ruiz de Azúa como Secretario, Josep Fourcade como Tesorero y yo como Presidente.









Al grupo se sumaban los que se habían marchado con Javier: Manel Castelló y Eric Wuersten. La ceremonia fue entrañable pues en el mismo lugar donde había empezado gran parte de la historia del kyudo zen en Barcelona ahora, muchos años después y con mi padre aún con vida, se iniciaba un nuevo proyecto. Escogimos como “mon” (emblema) del grupo uno que estaba en mi vieja funda de arco, un “mon” clásico, respetuoso con la tradición. Al finalizar ceremonia, Eric tocó su shakuhachi de bambú y yo improvisé una caligrafía impulsado por los sonidos del vacío. 

Después de una etapa de desconcierto, Javier Parrilla decidió seguir su camino oficial con la ANKF y se adscribió al dojo de kyudo de Bruselas perteneciente a la Zen Belgium Kyudo Renmei dirigido por Jean Pierre Vlasselaer, Sensei Renshi 6th dan en quien ha encontrado un buen maestro.

2015 Tras arduas gestiones en el Consell Català d´ Esports, el 15 de marzo de 2015 inscribieron el Zen Kyudo Club Barcelona (ZKCB) en el Registre d´Entitats Esportives del Consell Català d´ Esports con el nº 17.198. Simultáneamente se reconoció el kyudo como nueva actividad física deportiva en Catalunya. Las consecuencias de este hecho son muy importantes para la legalidad del kyudo español, pero este asunto es tan complejo que solo lo puede explicar Antonio, el secretario de nuestro secretario.

Posteriormente, el 28 de mayo de 2016, el ZKCB ingresó en la Federaciò Catalana de Tir amb Arc. Todo fue muy rápido y eficaz. Teníamos cobertura legal y deportiva para seguir practicando, pero nos faltaba un sensei responsable de nuestra práctica. Como presidente sugerí la necesidad de viajar a Zaragoza para contactar con Belén Pérez. El 28 de mayo de 2016 la junta directiva con Manel Castelló y Eric Wuersten nos reunimos con Belén que acogió nuestra propuesta con mucha ilusión. Belén Pérez ya era entonces 6º dan Superior Nihon Kyudo Fuku-Shidoin del Nippon Seibukan Dojo de Kioto Zen Nihon Sogo Budo Renmei.




Su trayectoria en el kyudo es la mejor en España. Belén Pérez, nacida en 1967, inició la práctica del kyudo en 1988, destacándose  como una gran divulgadora del kyudo. En 1994 obtuvo su primer dan por la ANKF y en el 2002 el 5º dan en Bruselas, convirtiéndose en el kyudoka de más alto grado en España. Es miembro fundador de la AEK (1992) reconocida por la Federación Europea de Kyudo y participó activamente en su dirección hasta el año 2008. Siendo Presidenta de la AEK participó en la formación de la IKYF en Tokio. Ha sido una gran promotora del kyudo en España, impulsando y participando en los I, II y III Taikai Nacionales de la AEK celebrados en Zaragoza los años 2006, 2007 y 2008. En 2008 abandonó la AEK.

En 2013 publicó el primer y único libro escrito en lengua española sobre kyudo: “La esencia del Kyudo” (Ed. Satori). Este libro se ha convertido en una guía para nuestra práctica cuando ella no está en Barcelona.

Actualmente tenemos establecidos convenios con dos clubes de la Federació Catalana de Tir amb Arc:  el Club Arcdespí para la práctica al aire libre de tiro a mato (28 metros) y el Club Arqueros de Rubí para tiro a makiwara en un dojo cubierto.

El 20 de marzo de 2018 se constituyó la nueva junta de ZKCB, siendo elegidos Nèstor Pellicer (presidente), Antonio Ruiz de Azúa (secretario) y Toni Martín (tesorero). Una nueva etapa con nuevas ilusiones.

Hemos tenido la gran suerte de sintonizar con nuestra sensei Belén Pérez. Gracias a la diligencia de Antonio, el secretario del club, en este brevísimo periodo de tiempo se han organizado tres cursos de iniciación al kyudo:

- 21, 22 y 23 de noviembre de 2016 en Magatzem d´Arts, donde  practicábamos habitualmente.

- 24, 25 y 26 de mayo de 2017 en el mismo lugar. En ambas ocasiones se otorgó una caligrafía mía firmada por la sensei Belén Pérez, que sirvió a modo de certificado de asistencia al seminario.















 Caligrafía de Joshu Martínez Clarà firmada como certificado de asistencia












Firma de los certificados de asistencia por parte de la sensei Belén Pérez.
ICHI GO ICHI E.  Un lugar, un espacio y un momento, un instante. Frase de la tradición filosófica japonesa que indica la importancia del aquí y ahora. Los dos principios fundamentales de  la atención plena. Caligrafía de Joshu M. C.


- 24 y 25 de noviembre de 2018. Se ha celebrado el tercer seminario en el Club de Arqueros de Rubí. Este evento ha sido reconocido por el Comité Organizador del 150 Aniversario del Establecimiento de Relaciones Diplomáticas entre Japón y España (Embajada de Japón en España).





















Zen Kyudo (centro), Club (a la derecha) y Barcelona (a la izquierda). Caligrafía de Joshu M. C.



Kyudo (yumi) y Zen son la misma cosa, son lo mismo. Caligrafía de Joshu M. C.


Caligrafías de las terceras jornadas de introducción al kyudo creadas por Jesús Joshu Senho Martínez Clarà.
Las caligrafías están hechas con estilo Kaisho o estilo regular en los kanjis y Hiragana y Katakana en los laterales.


Podéis encontrar este artículo, algo más extenso, en mi blog personal http://jesusmartinezclara.blogspot.com.es/ en la pestaña de kyudo.